Sacramentos

El santo Bautismo es el fundamento de toda la vida cristiana, el pórtico de la vida en el espíritu y la puerta que abre el acceso a los otros sacramentos. Por el Bautismo somos liberados del pecado y regenerados como hijos de Dios, llegamos a ser miembros de Cristo y somos incorporados a la Iglesia y hechos partícipes de su misión (cf Concilio de Florencia: DS 1314; CIC, can 204,1; 849; CCEO 675,1): "El bautismo es el sacramento del nuevo nacimiento por el agua y la palabra": Catecismo Romano 2,2,5).

Para la celebración de este sacramento en el Santuario de Plateros es importante considerar lo siguiente:

  • Los bautismos se celebran los sábados y los domingos. Se debe asistir puntualmente a Misa de 12:00 hrs., y al término, se realiza el bautismo.
  • Es necesario registrarse y entregar la documentación con un mes antes del bautismo. Los documentos deben entregarse en la notaría del Santuario.
  • Personas que no vivan en Plateros y que deseen bautizar en el Santuario, deben contar con el permiso (por escrito) de la parroquia a la que pertenezcan.
  • El primer y tercer sábado de cada mes se ofrecen pláticas pre-bautismales de 5:00 pm a 7:00 pm, en el Salón Audiovisual del Santuario. El registro se hace en la notaria del Santuario antes del inicio de las pláticas.
  • Los niños y niñas mayores de 6 años que desean ser bautizados deben recibir una formación. (Informarse con tiempo)
  • El estipendio por la expedición de la boleta de bautismo es de $100.00 pesos.
La documentación que se debe entregar en la notaría del Santuario es la siguiente:
  • Presentar acta de nacimiento del registro civil del niño o niña.
  • Presentar acta de matrimonio religioso de los padres. (Si están casados)
  • Presentar boleta de confirmación de los padrinos. (Si son solteros)
  • Presentar acta de matrimonio religioso de los padrinos. (Si están casados)
  • Presentar comprobante de asistencia a pláticas pre-bautismales, tanto de los padres como de los padrinos.
  • Personas que no vivan en Plateros, presentar original del permiso firmado y sellado por la parroquia a la que pertenezcan, en el que se da el consentimiento para que el bautismo se celebre en el Santuario de Plateros.

Con el Bautismo y la Eucaristía, el sacramento de la Confirmación constituye el conjunto de los "sacramentos de la iniciación cristiana", cuya unidad debe ser salvaguardada. Es preciso, pues, explicar a los fieles que la recepción de este sacramento es necesaria para la plenitud de la gracia bautismal (cf Ritual de la Confirmación, Prenotandos 1). En efecto, a los bautizados "el sacramento de la Confirmación los une más íntimamente a la Iglesia y los enriquece con una fortaleza especial del Espíritu Santo. De esta forma quedan obligados aún más, como auténticos testigos de Cristo, a extender y defender la fe con sus palabras y sus obras" (LG 11; cf Ritual de la Confirmación, Prenotandos 2).

A través de la catequesis escolarizada se lleva a cabo la preparación para realizar el sacramento de la Confirmación. En Plateros contamos con cuatro centros de catecismo.

Para mayores informes, favor de comunicarse a la notaría del Santuario.

La Sagrada Eucaristía culmina la iniciación cristiana. Los que han sido elevados a la dignidad del sacerdocio real por el Bautismo y configurados más profundamente con Cristo por la Confirmación, participan por medio de la Eucaristía con toda la comunidad en el sacrificio mismo del Señor.

A través de la catequesis escolarizada se lleva a cabo la preparación para realizar el sacramento de la Eucaristía. En Plateros contamos con cuatro centros de catecismo.

Para mayores informes, favor de comunicarse a la notaría del Santuario.

Puesto que Cristo confió a sus Apóstoles el ministerio de la reconciliación (cf Jn 20,23; 2 Co 5,18), los obispos, sus sucesores, y los presbíteros, colaboradores de los obispos, ejercen este ministerio. Los obispos y los presbíteros, en virtud del sacramento del Orden, tienen el poder de perdonar todos los pecados "en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo".

La celebración de este sacramento se realiza durante las misas, en el confesonario ubicado en la salida de lado derecho del Santuario, o bien, en la oficina de bendiciones.

En el Catecismo de la Iglesia Católica se establece que con la sagrada Unción de los enfermos y con la oración de los presbíteros, toda la Iglesia entera encomienda a los enfermos al Señor sufriente y glorificado para que los alivie y los salve. Incluso los anima a unirse libremente a la pasión y muerte de Cristo; y contribuir, así, al bien del Pueblo de Dios. (Cf. 1499)

El sacramento de la Unción de los enfermos se administra a los gravemente enfermos ungiéndolos en la frente y en las manos con aceite de oliva debidamente bendecido. La Unción de los enfermos no es un sacramento sólo para aquellos que están a punto de morir. Por eso, se considera tiempo oportuno para recibirlo cuando el fiel empieza a estar en peligro de muerte por enfermedad o vejez.

Solo los sacerdotes (obispos y presbíteros) son ministros de la Unción de los enfermos, por tal motivo, para solicitar la administración de este sacramento, favor de acudir a la notaría o a la oficina de bendiciones del Santuario.

El Orden es el sacramento gracias al cual la misión confiada por Cristo a sus Apóstoles sigue siendo ejercida en la Iglesia hasta el fin de los tiempos: es, pues, el sacramento del ministerio apostólico. Comprende tres grados: el episcopado, el presbiterado y el diaconado.

Dado que el sacramento del Orden es el sacramento del ministerio apostólico, corresponde a los obispos, en cuanto sucesores de los Apóstoles, transmitir "el don espiritual" (LG 21), "la semilla apostólica" (LG 20). Los obispos válidamente ordenados, es decir, que están en la línea de la sucesión apostólica, confieren válidamente los tres grados del sacramento del Orden (cf DS 794 y 802; CIC can. 1012; CCEO, can 744; 747).

"La alianza matrimonial, por la que el varón y la mujer constituyen entre sí un consorcio de toda la vida, ordenado por su misma índole natural al bien de los cónyuges y a la generación y educación de la prole, fue elevada por Cristo Nuestro Señor a la dignidad de sacramento entre bautizados" (CIC can. 1055, §1).

Para la celebración de este sacramento en el Santuario es importante considerar lo siguiente:

  • El trámite debe hacerse con tiempo, previendo que después de la presentación matrimonial deben correr tres domingos de amonestaciones.
  • Los documentos que se solicitan para la celebración del sacramento deben entregarse en la Notaría del Santuario. Una vez entregados, se agenda la presentación matrimonial.
  • Para la presentación matrimonial, los contrayentes deben acudir acompañados por sus padres, así como por dos testigos por cada uno. Los testigos deben conocer bien a los contrayentes y no ser familiares de éstos.
  • La misa de matrimonio se agenda una vez ocurrida la presentación matrimonial.
  • El estipendio de la presentación matrimonial es de $100.00 pesos. El estipendio de la misa es de $250.00 pesos.
La documentación que se debe presentar en la notaria del Santuario es la siguiente:
  • Presentar original del acta bautismo de ambos contrayentes. (El acta debe ser reciente)
  • Presentar original del acta de confirmación de ambos contrayentes.
  • Presentar copia de la boleta o comprobante de primera comunión de ambos contrayentes.
  • Presentar copia del acta de nacimiento del registro civil de ambos contrayentes.
  • Presentar cuatro fotografías recientes tamaño infantil de ambos contrayentes.
  • Presentar copia del acta de matrimonio del registro civil de los contrayentes.
  • Presentar original del comprobante de asistencia a pláticas pre-matrimoniales de los contrayentes.
  • Personas de otras parroquias que deseen casarse en el Santuario de Plateros deben presentar el pase matrimonial. (Todo el trámite debe ser llevado en su parroquia, y una vez concluido, se les expide un pase matrimonial el cual debe ser presentado en la Notaría del Santuario)