Nuestras preocupaciones. (XVI Domingo del tiempo ordinario, Ciclo C)

NUESTRAS PREOCUPACIONES
Dieciseisavo Domingo del Tiempo Ordinario. Ciclo C.

¿Sería diferente la vida sin preocupaciones? No me la imagino sin buenas dosis de pendientes, ansiedades, angustias ante lo conocido y lo desconocido, problemas reales o imaginarios, conflictos y desafíos. Las preocupaciones vienen en el paquete de la vida. Todo revueltito, antes y después de las ocupaciones. Mientras la vida sea caminar por las diferentes etapas para superar las imperfecciones y crecer en edad, gracia y sabiduría, las pre-ocupaciones se asomarán por las ventanas interiores y se notarán en las paredes del cuerpo y en el techo de la vida.

El Evangelio de este domingo habla de la actitud del seguidor de Jesús ante las preocupaciones. No olvidemos que Lucas nos envía (también en vacaciones) a la escuela del discipulado mientras Jesús sube a Jerusalén. “Marta, Marta, muchas cosas te preocupan y te inquietan”, dice Jesús a Marta mientras a María, sentada a los pies del Maestro, pareciera no preocuparle nada.

Ante “el afanarse en muchos quehaceres” de Marta, Jesús da la razón a María y con mucho: “escogió la mejor parte y nadie se la quitará”. ¿Esto significa que Jesús discrimina a Marta? ¿Que el trabajo doméstico carece de valor? ¿Jesús favorece el aparente pasivismo de María? ¿Hay trabajos superiores? De ninguna manera. El sentido del diálogo entre Jesús y las hermanas de Lázaro es otro.

En el texto proclamado se insinúan ya las grandes tensiones y preocupaciones generadas en la Iglesia primitiva. El momento que vive es muy delicado; debe decidir si quedarse encerrada en el mundo judío o abrirse a la catolicidad, a todos los pueblos. Marta quiere jalar a su hermana al campo de la sola observancia de la ley. Su deficiencia está en la preocupación “por tantas cosas”, una preocupación excesiva que hace olvidar y descuidar lo más importante.

Jesús acentúa que María ha escogido la mejor parte, es decir, ha encontrado la “sola cosa necesaria”: Jesús y el reinado de Dios. María elige la senda del discipulado “sentándose a los pies de Jesús”, como quien quiere aprender. Desde ahí todo lo demás se ve como una “añadidura”. Buscar el Reino de Dios y su justicia será para el discípulo misión y tarea donde deberá poner todo su corazón y las respectivas preocupaciones.

Como a Marta, a nosotros cristianos del siglo XXI muchas preocupaciones nos agobian e inquietan. El resultado es la dispersión, la confusión, la indiferencia, la increencia, la desconfianza, el vacío. Pareciera que el mundo que construimos está tan alrevesado que iniciamos, absolutizamos y nos conformamos con ‘las añadiduras’. El gran drama de nuestro tiempo es que “la sola cosa necesaria” está siendo descartada como fundamento, sentido y orientación de nuestros proyectos.

La única preocupación del cristiano debe ser el “venga a nosotros tu Reino”. Ésta engloba todas las preocupaciones, incluso las más pequeñas, con todo y sus responsabilidades. Si el Reino viene de verdad y en la verdad la historia irá caminando hacia su plenitud. Entonces habremos escogido la mejor parte que nadie nos arrebatará.

Los bendigo en tiempo de vacaciones y siempre.

+ Sigifredo
Obispo de/en Zacatecas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *