Jóvenes en misión. (XXIX Domingo del Tiempo Ordinario, ciclo B)

JÓVENES EN MISIÓN
29º Domingo del Tiempo Ordinario. Ciclo B
DOMINGO MUNDIAL DE LAS MISIONES

El Sínodo de los Obispos está discerniendo acerca del ser y la misión de los jóvenes en el siglo presente desde la fe en Jesucristo y el discernimiento vocacional. Si cada tiempo tiene lo suyo, el nuestro también, con la diferencia de que ahora nos damos cuenta en tiempo real de lo que acontece en todas partes. Ser jóvenes en un mundo globalizado debe tener sus características y sus desafíos. Realidades complejas y nuevas áreas de oportunidad envuelven a quienes viven y acompañan esta etapa decisiva de la vida.

Este domingo nos recuerda que la Iglesia es misionera en cualquier tiempo y etapa de la vida. El “vayan por todo el mundo y prediquen el Evangelio” aplica también a los adolescentes y jóvenes junto a quienes les acompañan. El lema escogido para este año sinodal es muy claro: “Junto a los jóvenes llevemos el Evangelio a todos”. Expresa, a mi entender, el deseo de Cristo de involucrar a todos en el anuncio y el testimonio del Reino de Dios con el fin de ‘tatuar’ los valores que pueden edificar un mundo más fraternalmente habitable.

En el mensaje que el Papa Francisco envió para la Jornada Mundial de las Misiones 2018 invita a los jóvenes a ‘entrarle’ a la misión con audacia, inteligencia creatividad y alegría. Les dice que “cada hombre y mujer es una misión y ésta es la razón por la que se encuentran viviendo en la tierra. Ser atraídos y ser enviados son los dos movimientos que nuestro corazón, sobre todo cuando es joven en edad, siente como fuerzas interiores del amor que prometen un futuro e impulsan hacia adelante nuestra existencia… Vivir con alegría la propia responsabilidad ante el mundo es un gran desafío…”

¿Cuál es el encargo confiado a los jóvenes? El mensaje lo expresa así: “La Iglesia, anunciando lo que ha recibido gratuitamente, comparte con ustedes, jóvenes, el camino y la verdad que conducen al sentido de la existencia en esta tierra: Jesucristo, muerto y resucitado por nosotros se ofrece a nuestra libertad y la mueve a buscar, descubrir y anunciar este sentido pleno y verdadero. Queridos jóvenes, no tengan miedo de Cristo y de su Iglesia…”

¿A quiénes y hasta dónde la misión? “También ustedes jóvenes, por el bautismo, son miembros vivos de la Iglesia y juntos tenemos la misión de llevar a todos el Evangelio… Los confines de la tierra, queridos jóvenes son para ustedes hoy muy relativos y siempre fácilmente navegables. El mundo digital, las redes sociales que nos invaden y traspasan, difuminan fronteras, borran límites y distancias, reducen las diferencias… (Esto) exige el don de sí en la vocación que nos ha dado quien nos ha puesto en esta tierra. Me atrevería a decir que, para un joven que quiere seguir a Cristo, lo esencial es la búsqueda y la adhesión a la propia vocación”.

La celebración del Domund en toda la Iglesia y el Evangelio de este domingo nos invitan a profundizar en la misión de la Iglesia en tiempos nuevos y el tremendo potencial evangelizador que puede haber si nuestros jóvenes son evangelizados. El Sínodo de obispos propondrá al Papa Francisco posibles caminos de respuesta ante los grandes desafíos de nuestros jóvenes, inmersos en situaciones inéditas y ante un futuro que parece incierto. Nuestra Iglesia asume que tiene enormes tareas pastorales.

Nos anima y fortalece que el Espíritu Santo es la garantía para que la misión de la Iglesia no fracase y que los jóvenes pueden aportar mucho en su renovación para hacer que el Evangelio llegue hasta los últimos confines de este globalizado mundo.

¿Somos Iglesia en salida, en comunión para la misión? Sigamos orando y trabajando.

Con pasión misionera los bendigo.

+ Sigifredo
Obispo de/en Zacatecas