La fe cristiana presentada al hombre moderno: ¿La Iglesia tiene un compromiso social?

La fe católica no es únicamente un asunto privado y personal: la Iglesia invita a los fieles a tomar parte en la organización de la sociedad y a su desarrollo armónico. Lo que se describe como la “Doctrina social de la Iglesia” presenta todo lo que pone en juego la condición y el destino del hombre: los asuntos económicos, en el mundo del trabajo, de la salud, de la justicia.

Así, la Iglesia invita a los cristianos a involucrarse en el mundo socio-económico, para que sea tomado en cuenta el mensaje del Evangelio. “La vida social y económica debe tener al hombre como autor, centro y fin”, dice el Catecismo de la Iglesia católica (Compendio, n. 511).

Después de la revolución industrial del siglo XIX y la aparición de la clase obrera, las cuestiones sociales se han vuelto esenciales. A través de su encíclica Rerum novarum (1891), León XIII denuncia vivamente el escándalo de la condición obrera, y es la que señala los principios “oficiales” del compromiso social de la Iglesia: “Es difícil precisar con exactitud los derechos y deberes que regulan las relaciones entre los ricos y los proletarios, los capitalistas y los trabajadores”, advierte el Papa, antes de denunciar a los regímenes políticos que atentan contra la dignidad del hombre. Numerosas posiciones, especialmente de sucesivos Papas, han seguido esta iniciativa. Un siglo después de la Rerum novarum, Juan Pablo II recuerda y completa, con la encíclica Centesimus annus, la Doctrina social de la Iglesia. “Se oponen a la Doctrina social de la Iglesia, los sistemas económicos y sociales que sacrifican los derechos primordiales de las personas o que hacen del beneficio su norma exclusiva y fin ultimo”, expresa el Catecismo. Incluso claramente se denuncian las “formas ateas y totalitarias de socialismo”, y todavía “la práctica del capitalismo cuando ella concede la primacía absoluta de la ley del mercado sobre el trabajo humano”.

CaridadLa Iglesia no se contenta con multiplicar los documentos de reflexión, sino que invita a los fieles a participar activamente en la vida política y social según este espíritu cristiano, a través de un compromiso político o sindical, pero también, por ejemplo, por la defensa de los derechos del hombre, o para responder a “la opción preferencial por los pobres”, en el seno de asociaciones de solidaridad y de movimiento caritativos, ya sean confesionales o no, haciendo del compromiso social de la Iglesia una realidad actuante en la sociedad de hoy.

“Si las estructuras el funcionamiento, el ambiente de un sistema económico son de tal naturaleza que comprometan la dignidad humana de aquellos que se emplean, que emboten sistemáticamente el sentido de sus responsabilidades, que pongan obstáculos a la expresión de su iniciativa personal, semejante sistema económico es injusto”, Juan XXIII, encíclica Mater et Magistra, 1961.

Recuperado de: 50 claves para comprender el Catecismo de la Iglesia católica. Obra Nacional de la Buena Prensa, A.C. Abril, 2013.

Un comentario sobre “La fe cristiana presentada al hombre moderno: ¿La Iglesia tiene un compromiso social?

  • el Junio 12, 2017 a las 8:20 am
    Permalink

    “La vida social y económica debe tener al hombre como autor, centro y fin”….Esto es lo que prédicas?….Con razón el pueblo está cómo está., Se sienten el centro del universo y por lo tanto Dioses, hacen lo que se les da en gana.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *