El Jubileo del 150 Aniversario de la Erección de Nuestra Diócesis de Zacatecas como Proyecto Pastoral

1. El Jubileo está ya a la puerta: Urge disponernos a celebrarlo.

Vamos a celebrar nuestro jubileo con celebraciones importantes:

  • Apertura: 1er. Domingo de Adviento Diciembre 2013
  • Celebración del 150 Aniversario Jueves 5 de Junio 2014
  • Clausura solemnidad de Cristo Rey Domingo 23 de Noviembre 2014

Pero sobre todo con detalles pequeños que manifiesten deseos sinceros de Conversión y Renovación como fruto del encuentro permanente con Jesucristo. Vamos a celebrar el Jubileo con actitud humilde de quien se siente agraciado, no porque lo merezca sino porque el Amor de Dios es grande con el pecador.

Queremos vivir nuestro Jubileo como camino de Conversión y Renovación:

  • Conversión, todos sabemos lo difícil que es convertirnos es decir, superar nuestra inercias y trabas que oponemos a la gracia; pero sobre todo queremos convertir nuestra mentalidad clerical para saber compartir la Misión, la Evangelización con la Vida Consagrada y con los Laicos (Conversión Eclesiológica)
  • Renovación: El prefijo Re tan usado en estos años en la vida Eclesial. Re-novar, Re-nacer, Re-vitalizar, Re-avivar, Reestructurar, Re-fundar, Re-formar, Re-visar, Re-organizar, Re-significar. Tiene su mensaje: La Iglesia es consiente de nuestro posible cansancio, de que no pocos de nosotros han intentado comenzar muchas veces. Por eso nos exhortamos a volver a intentarlo, a echar las redes otra vez, a sintonizar con la llamada hecha a toda la Iglesia y remar más adentro echando las redes en otros lados.

Cuidado: no son tiempos de eficacia, sino de fidelidad. No es la hora de un simple optimismo sino de una firme esperanza.

 

2. El Jubileo es un Evento de DIMENSIONES DIOCESANAS

La Celebración del Jubileo no es sólo para nuestra Ciudad Episcopal de Zacatecas, sino de toda la Diócesis a lo largo y ancho de su territorio. La Celebración del Jubileo, lo celebramos como Iglesia Particular de Zacatecas, pero también como comunidades locales que están en el amplio territorio.

Le Celebración del Jubileo en cada una de las comunidades locales no debe consistir en la mera aplicación mecánica de los programas de la Iglesia Diocesana; sino que cada comunidad debe tener creatividad e iniciativa para darle un rostro especifico al Año Jubilar Diocesano de acuerdo a su situación específica, ya que cada una de las comunidades tiene su propia geografía espiritual.

Algunas Comunidades Parroquiales son muy jóvenes y tienen una historia relativamente breve, en cambio otras tienen una gran historia un largo caminar en la fe, de ahí que cada comunidad de acuerdo a su historia debe vivir y celebrar el Año Jubilar Diocesano.

 

3. El Jubileo, una mira al Pasado, al Presente y al Futuro.

En nuestro Año Jubilar Diocesano no solo consideramos nuestra historia, es decir los 150 Años de caminar en la fe con sus frutos; el testimonio de nuestros mártires, de nuestros pastores, de los religiosos, de muchos laicos, o bien sus fallas o errores; sino que también debemos mirar el presente, es decir la situación actual con sus nuevos interrogantes. Pero sobre todo, la celebración del Jubileo debe despertarnos la inquietud, la capacidad de afrontar el futuro que solo se puede obtener con la capacidad de diálogo.

En fin, que la celebración del Año Jubilar sea la gran oportunidad para refrescarnos en las fuentes de la salvación. Que en este Año Santo redescubramos el VIGOR Y EL ENTUSIASMO de los tiempos Apostólicos, volvamos a las fuentes de la salvación.

 

I. EL GRAN JUBILEO

 1. ¿Qué es el Jubileo?

Un año de renacimiento espiritual, Año Santo en el que se nos invita a reconciliarnos con Dios, es decir una oportunidad para conseguir el perdón de nuestras deudas y la pena temporal que merece nuestro pecado. Se trata, de tener una profunda experiencia de gracia y de misericordia divina.

Es tiempo de reconciliación con Dios, con los hermanos y con el cosmos. Es hacer que vuelva el orden, la armonía y el equilibrio, es pues tiempo de GRACIA, de CONVERSION, de FIESTA, de UNIDAD, TIEMPO DE SALVACION.

Es una gran oportunidad de renovar nuestra fe, fortalecer nuestra esperanza y reactivar nuestra caridad cristiana. El Jubileo es una experiencia de conversión y de gozo, de perdón y de amor, de alegría de la verdadera salvación.

 

2. ¿Por qué el Jubileo?

Dios ha actuado en nuestro caminar de 150 años como Diócesis. Vale la pena celebrarlo.

“Proclamad el Año de Gracia del Señor” Is. 6, 1-2; Lc. 4, 15

Hemos sido bendecidos por Dios a lo largo de estos 150 años, somos consientes de la rica herencia que hemos recibido y de los grandes frutos que se han logrado: como el testimonio de nuestros mártires Sr. Cura Mateo Correa Magallanes, el P. Miguel Agustín Pro, el testimonio ejemplar de nuestros Pastores, de Religiosos y Religiosas y de muchos laicos, la presencia de nuestros pueblos que se han caracterizado por su fe en Jesucristo, su amor inquebrantable a la Iglesia y su profunda devoción a María.

El acontecimiento de los 150 años de la Erección de Nuestra Diócesis, es una buena ocasión para celebrar:

  • Fortaleciendo Nuestra Identidad Diocesana
  • Creciendo en Unidad y Solidaridad
  • Intensificando la vivencia comunitaria

 

3. La Celebración de Nuestro Jubileo

La perspectiva de nuestro Jubileo Diocesano es:

  • La Conversión y Renovación como fruto del Encuentro con Cristo.

En este Año Jubilar Diocesano queremos impulsar:

  • La Movilidad peregrinante (Peregrinación a Catedral Jubileos)
  • Confesante y Penitente (para recibir el don de la Indulgencia)
  • Para pasar del Pecado a la Gracia (abrir la puerta del corazón)

También aspiramos en este Año Jubilar poner énfasis en la cuestión social, es decir, poner la atención en los pobres y los migrantes, ya que actualmente en nuestra Diócesis son muchos los que viven en una situación de pobreza y la Buena Nueva tiene que ser anunciada primordialmente a los pobres “El Espíritu del Señor esta sobre mi porque me ha ungido para anunciar la Buena Nueva a los pobres” (Lc. 4, 18) “Dichosos los pobres, porque de ustedes es el Reino de los Cielos” (Lc. 6, 2-11).

Por otra parte la mitad de los zacatecanos han tenido que emigrar al país del norte para buscar su sobrevivencia. Este hecho es muy significativo que debemos tener en cuenta, ya que aun en la migración, los zacatecanos siguen siendo familia de nuestra Diócesis y los debemos tener en cuenta.

Un hecho que se sugiere como memoria, proyección del jubileo es la construcción de la Casa del Migrante o bien un Comedor para los Pobres.

 

II. EL JUBILEO COMO PROYECTO PASTORAL

1. Su Objetivo, Logotipo, Oración

OBJETIVO

  • Qué: Fortalecer la Fe y el Testimonio Cristiano
  • Para qué: Para suscitar en cada fiel un Verdadero Anhelo de Santidad, un fuerte deseo de Conversión y de Renovación Personal
  • Desde donde: En un clima de Oración siempre más intensa y de Solidaridad, acogiendo al prójimo especialmente al mas necesitado

LOGOTIPO

150 Aniversario

  • El numero 150: Motivo de Nuestro Jubileo
  • 150 Años de Caminar en la Fe.
  • La Herrería del Rosetón de la fachada de Nuestra Catedral
  • A y ? (Alfa y Omega) Nos recuerdan a Cristo como principio y fin de nuestra vida cristiana. Por otra parte el Encuentro con Cristo como principio de Conversión y Renovación. También el Rosetón simboliza la rosa de los vientos en un sentido evangelizador el norte de México y sur de EUA.
  • El Sol Teológicamente simboliza a Jesucristo, luz de las gentes.
  • La Luna Simboliza a María que nos ha acompañado como verdadera madre en estos 150 años de caminar en la fe.
  • La Iglesia Peregrina Encabezada por su Obispo y seguido por toda su grey. En este Jubileo nos ponemos en camino sin tardar.
  • Los Colores Almagre (vino) referencia a la tierra colorada de Zacatecas. Gualda (oro) referencia al mineral de Zacatecas.

 

Cartel apertura del Jubileo (ornato)

diocesisdezacatecas

  • La Torre de Catedral: Nos recuerda la edificación de Nuestra Iglesia viva cimentada en Cristo. El remate de la cruz nos recuerda que solo la entrega es la que puede hacer que Nuestra Iglesia alcance su plenitud, su desarrollo.
  • Los Rayos descendentes: Simbolizan la gracia de Dios que hemos recibido en estos 150 años de caminar en la fe.
  • El Escudo de la Ciudad: Nos recuerda la presencia de María en nuestro caminar.
  • El Circulo: Nos simboliza a Zacatecas como centro evangelizador cultural.

 

ORACIÓN

Señor Jesús, te agradecemos que nos concedas a nuestra Iglesia Diocesana de Zacatecas celebrar 150 años de caminar en la Fe. Gracias por los pastores que nos han conducido durante este tiempo.

Gracias por los Sacerdotes que nos has dado y nos han servido con entrega y fidelidad. Gracias por los Religiosos y Religiosas que nos han dado testimonio del Evangelio. Gracias por la perseverancia y dedicación de nuestros laicos. Te suplicamos que en este año jubilar trabajemos por avanzar en nuestra Conversión y Renovación de nuestra Vida Cristiana. Concedemos por intercesión de Nuestra Señora de los Zacatecas que logremos ser una Iglesia Evangelizada y Evangelizadora y que seamos capaces de anunciar tu Evangelio en nuestra cultura actual. Te lo pedimos a ti, que vives y reinas, con el Padre, en la Unidad del Espíritu Santo por los siglos de los siglos Amen.

 

2. Su Preparación

Remota: La promulgación del Bienio de preparación a la Celebración del 150 Aniversario de la Erección de la Diócesis (26 de Nov. 2011), El Señor Obispo Den Carlos Cabrero nos exhortaba a prepararnos, motivarnos para celebrar con fe y entusiasmo nuestro Año Jubilar

para que sea un tiempo de Gracia, de Conversión y Renovación espiritual que nos ayude a fortalecer nuestra identidad Zacatecana y Católica.

Próxima: Desde Junio (10 y 11 Plenario del Presbiterio), hasta el 1 de Dic. de 2013. Una campaña informativa motivacional como preparación directa e inmediata al Anuncio del Año Jubilar.

  • Reavivando en el Pueblo Cristiano, la conciencia del valor y del significado que el Jubileo del 150 Aniversario tiene para nuestra Iglesia particular.
  • Profundizando los aspectos más característicos del Acontecimiento Jubilar: tiempo de Gracia, de Conversión, de Solidaridad y de Compromiso.
  • Recordando los signos principales del Jubileo:
    • La Peregrinación Signo de Camino hacia el Padre
    • La Puerta Santa Jubilar Signo de entrada al gozo de la redención, el paso del pecado a la gracia.
    • Las Indulgencias Signo del Amor misericordioso del Padre.
    • La Conversión Signo de purificación de la vida.
    • La Caridad Signo de Misericordia.
    • Los Mártires Testimonio de Fe Viva.
  • Inmediata: Nuestro Año Jubilar esta a la puerta.
    • DISPONTE A CELEBRARLO
    • INFORMATE, PREPARATE Y PARTICIPA
    • EL AÑO JUBILAR DIOCESANO
    • APERTURA: 1 DICIEMBRE 2013
    • CLAUSURA: 22 DE NOVIEMBRE 2014

Una gran oportunidad para refrescarte en las fuentes de la salvación.

 

3. Sus Principales Actividades

CELEBRACIONES PRINCIPALES

LA APERTURA DEL AÑO JUBILAR

Primer Domingo de Adviento de 2013

  • Se sonaran las campanas de todos los tempos para que haya una resonancia en toda la Diócesis a las 12 de día del 1 de Diciembre del 2013 convocándonos a la apertura de nuestro Jubileo para celebrar el 150 Aniversario de la Erección de Nuestra Diócesis de Zacatecas, el repique de campanas anunciara el comienzo del Jubileo.
  • El signo especifico de la apertura del Jubileo será una entrada procesional
  • Misa de apertura a las 12:00 (la Dimensión de Música Litúrgica proporcionara un esquema de cantos).
  • Es Catedral con la representación de todas las Parroquias
    • 11:00 Hrs. Ceremonia de Apertura Pregón
    • 12:00 Hrs. Misa de Apertura
    • 13:00 Hrs Evento Popular
  • En los Templos Parroquiales Eucaristía con el pueblo en general y con todos los grupos, movimientos y asociaciones.
  • Después de la Eucaristía se sugiere una convivencia.

 

LA CELEBRACION DEL 150 ANIVERSARIO

Jueves 5 de Junio de 2014

  • Está pendiente este programa

 

LA CLAUSURA DEL AÑO JUBILAR

Solemnidad de Cristo Rey

Domingo 23 de Noviembre de 2014

 

CONGRESO VOCACIONAL PROVINCIAL

Del 4 al 11 de Mayo del 2014

 

ACTIVIDADES CONMEMORATIVAS

Culturales – Académicas

  • Conferencias
  • Conciertos
  • Exposiciones
  • Programas de Radio y Tv.
  • Moneda Conmemorativa
  • Representaciones
  •  Se dará a conocer en un calendario que se editara a más tardar el 1 de Noviembre.

 

III. LOS SIGNOS DEL JUBILEO

1. La Peregrinación Signo de Camino hacia el Padre

A lo largo de la historia la institución del Jubileo se ha enriquecido con signos que testimonian la fe y favorecen la devoción del pueblo cristiano, entre ellos hay que recordar sobre todo la “Peregrinación”, que recuerda la condición del hombre a quien gusta describir la propia existencia como un camino. Por su parte, la Sagrada Escritura manifiesta en numerosas ocasiones el valor de ponerse a camino hacia los lugares (De gozo se lleno mi corazón, cuando escuche una voz, iremos a la casa del Señor., tus caminos surcaron nuestros pies…).

La peregrinación ha sido siempre un momento significativo en la vida de los creyentes, asumiendo en las diferentes épocas históricas expresiones culturales diversas. Evoca el camino personal del creyente siguiendo las huellas del Redentor: es ejercicio de ascesis laboriosa, de arrepentimiento por las debilidades humanas, de constante vigilancia de la propia fragilidad y de preparación interior a la conversión del corazón. Mediante la vigilancia, el ayuno y la oración, el peregrino avanza por el camino de la purificación cristiana, esforzándose por llegar, con la ayuda de la gracia de Dios.

 

2. La Puerta Santa Jubilar, Signo de Entrada al Gozo de la Redención

La puerta es un elemento tan familiar y tan indispensable en toda construcción que de otra manera no tendría razón de ser en ninguna casa o edificio. Posee varios significados: es entrada, es enlace entre el interior y el exterior, es paso de un lugar a otro, es seguridad y resguardo, es ornato para la fachada, es espacio de saludo y bienvenida. Abrir la puerta es dar oportunidad a favorecer el encuentro y la amistad, el dialogo y la comunicación diaria, es junto a la puerta donde el saludo a los amigos se prolonga lleno de calor y de intensidad de afecto. El Signo de la Puerta Santa, es un signo característico de los Años Santos celebrados como Iglesia Universal.

En nuestro Año Jubilar Diocesano no tenemos físicamente una Puerta Santa como en Roma, pero si tenemos un corazón que en este año debe ser de puertas abiertas para recibir el perdón y la gracia. El símbolo de la Puerta en este Jubileo debe representar la apertura de la Gracia de Dios que nos quiere acoger. Dios en este Año Jubilar Diocesano quiere abrir a toda la Diócesis la gracia como fuente de salvación para todos, Jesús dijo: “Yo soy la puerta” (Jn. 10, 7), para indicar que nadie puede tener acceso al Padre si no es a través suyo. Por medio de Cristo entramos al Misterio del Amor del Padre. Cruzar la Puerta Santa, ha de significar la apertura a la gracia para recibir el perdón de Dios y renovar nuestra decisión de vivir en Dios.

 

3. Las Indulgencias, Signo del Amor Misericordioso del Padre

La doctrina y la práctica de las Indulgencias en la Iglesia esta estrechamente ligada a la tarea que ella recibió del Padre: Fortalecer en la Fe y en la Gracia a todos sus hijos. Una de las formas concretas de realizar su tarea es a través de la aplicación de las Indulgencias. El Código de Derecho Canónico de la Iglesia enseña que “la indulgencia es la remisión ante Dios de la pena temporal por los pecados, ya perdonados, en cuanto a la culpa, que un fiel dispuesto y cumpliendo determinadas condiciones, consigue por mediación de la Iglesia (canon 492). El Sacramento de la Penitencia nos ofrece la posibilidad de convertirnos. De tal manera que al confesarnos recibimos el perdón y, como signo de la comunión recuperada con el Padre y con su Iglesia podemos acercarnos a comulgar. Pero la reconciliación con Dios no quita las consecuencias del pecado, de los cuales es necesario purificarnos. Es aquí donde tiene cabida el don de las indulgencias. Dicho de otra manera, en el sacramento de la confesión se perdona la culpa del pecado no la pena temporal que de él se deriva. Hay varios caminos para liberarnos de la pena temporal: limosna, ayuno, oración. Los cristianos no estamos solos en el camino de la conversión, contamos con Dios, con su misericordia que nos perdona y con el don de las indulgencias nos quiere rehabilitar totalmente.

Para recibir el don de la indulgencia jubilar se necesita:

  • La Confesión Sacramental
  • La Comunión Eucarística
  • La Oración según la intención del Año Jubilar
  • Además de otras obras:
    • Obras de piedad: La Peregrinación o Visita a las Iglesias
    • Obras de Penitencia: Ayuno, Limosna, Abstinencia de cosas superfluas
    •  Obras de Misericordia: A favor de los enfermos, encarcelados, ancianos